lunes, 4 de junio de 2018

Silla campestre

Holaaa¡
He llamado a la entrada "Silla campestre" porque no sé, pero me imagino esta silla o alguna similar, en un rinconcito de una cocina en La Provenza, una cocina llenita de ramos de Lavanda recién cortada, el sol entrando por los visillos de las ventanas......un gran cesto de mimbre, llenito de plantas, encima de la silla y sombrero de paja dejado caer sobre la mesa.....¿Os imagináis la escena? Yo me he teletransportado por unos segundos jaja
Ya volviendo a la realidad, estamos en mi pequeño jardín, corriendo, corriendo, para hacer las fotos, porque el sábado a media mañana ya llegaban los negros nubarrones anunciados.




 A Dana le faltó tiempo para colocarse sobre la silla jaja
Vá loquita siguiendo a los pájaros...en concreto al que ha decidido hacerse el nido en un arbusto del jardín......qué inconsciente, con dos gatos merodeando.....en la foto estaba sin quitarle el ojo de encima porque más confiado no puede ser el pajarito y ni se asusta de vernos cerca....
No es demasiado cazadora, pero Bimba sí que lo es y veremos si no hace un estropicio....me daría muchisima pena porque me encanta ver a cualquier pajarito en sus andanzas por el jardín....
Asi era la silla, que lleva en casa mucho tiempo. Creo que fué mi madre la que se la encontró en la calle hace años y me la cogió. Es robusta, está perfecta....pero era tan oscurota.....
 El gris antracita es un tono muy chulo¡
Una vez seco el gris, a pincel seco, sequisimo, fui dando brochazos con el tono vainilla, por toda la silla
A las patitas, les puse calcetines como aquella otra mesita-costurero que le decoré a Esther hace ya tiempo....aquí la vistéis
 Y luego cera a toda la silla.....como siempre, hago mezclo la trasparente, con un pelin de la oscura, remuevo bien y la aplico con una brocha redonda muy gruesa. La dejo unas horas y luego con un  trapo de algodón la froto bien.
Dudé si ponerle un stencil en la rejilla, pero finalmente decidí que no....apenas se iba a distinguir....preferí dejarla tal cual la veis.
Ha sido un trabajo bien sencillo...entretenido nada más....de esos que estás haciendo y te preguntas....¿Porqué no lo habré hecho antesss?

Gracias por pasaros¡ Hasta pronto¡

Besosssss

Lucía

13 comentarios:

CARMEN ROSA SUÁREZ S. dijo...

Qué divina quedó esta silla, amiga, la verdad es que el toquecito que le diste con el gris y aclarado con vainilla le sentó a las mil maravillas y si, la visualicé tal como nos cuentas, en el jardín de una casita en La Provence, qué lindoooo!!!
Dana está preciooosa, es la mismita raza que mi Black, que pareja harían......jajajaja...
Un besote grande Lucía, que tengas una muy buena y feliz semana!!

Isabel para ALROMASAR dijo...

¡La silla te ha quedado magnífica, Lucía!.
Tiene unas líneas muy bonitas y el cambio de color le ha favorecido muchísimo.
Que belleza es Dana...tan elegante.
Y la puesta en escena como siempre espectacular, amiga.
Besitos y que disfrutes de una feliz semana.

Lirtea dijo...

Un cambio espectacular.Como manejas las pátinas, las ceras, eres toda una artista¡¡

Maria Melendez Esteban dijo...

¡¡¡Pues acabo de enamorarme de tu silla!!!. Ese acabado, junto con sus sinuosas formas y el color elegido me han dejado boquiabierta. Quiero una para poner en mi entrada con plantas y no hago más que mirar por los contenedores jajajaa. Espero que llegue pronto a mí porque al ver la tuya tan preciosa, me han entrado más ganas.
Un besito.
María

Decosur Vintage dijo...

Que cambio tan especial,esa patina en color vainilla y el acabado a la cera es perfecto.
Dana posa como una modelo!
Muchos besos

Susi Lavandera dijo...

Lucia me imagino esa cocina en La Provenza y tu silla quedaria perfecta...me gusta mucho como queda ese color desgastado y me encantan los calcetines, un trabajo sencillo y rápido pero perfecto
Besos

isabel vintage dijo...

Pues con cuatro toquecitos, pero hechos con el arte que tú tienes para mezclar y fundir tonos, has llenado de luz esa preciosa silla.
Qué razón tienes. A veces retrasamos y retrasamos cosas que en realidad después no llevan tanto tiempo. Ahí tengo una silla también, lijada hace mil años para arreglársela a mi madre y llenar el hueco que dejé en mi antiguo dormitorio cuando me llevé la silla de estudio de mi época estudiantil jajaja. A ver si ahora viendo la tuya me animo, que estoy muy desganada últimamente... tengo un montón de frentes abiertos y terminar alguno me cuesta la vida.
Has descrito tan bien la escena que me has teletransportado a mí también! Un gusto este ratito en tu precioso jardín. Ojalá el pajarito consiga ganarse el respeto de las gatitas.
Un beso muy fuerte, cariño.

Yayi dijo...

Preciosa!!! Me encanta cómo te quedó!!
Feliz semana.
Besitos, guapa.

Chus dijo...

Te quedó genial Lucía, tiene una forma preciosa a la que has sabido sacar provecho. Muchísimos besos y feliz semana

Tia Keko dijo...

Que gran trabajo!!! me encanta como te ha quedado!!! un resultado increíble!!!

Cristina dijo...

No he podido tener mejor despertar hoy... tomando el desayuno en esta preciosa silla, contemplando los primeros rayos de sol en la Provenza y escuchando el cantar de los pajarillos... ahhh, y se me olvidaba en tan buena compañía como la tuya!
Estas sillas son joyitas que con una buena limpieza y una acertada mano de pintura se quedan como nuevas, y eso es lo que has conseguido Lucía, recuperar una pieza única y preciosa! Me encanta cómo queda en tu jardín, las fotografías como siempre divinas! Te entiendo perfectamente con los gatitos, yo también tengo y les regaño cada vez que miran un pájaro...
Un besazo guapa!

Retroyconencanto J&Y dijo...

¡Ese cambio de color le ha dado vida a la silla, Lucía! Nos encanta el efecto del pincel seco, tenemos que probarlo alguna vez...

Besos mil de las dos

J&Y

Mi bitácora artesanal dijo...

Qué cambio!!!. Perfecto colorido. Felicidades por ello. Besos y feliz semana!!!